Reflexión: «La palabra de reconciliación»

Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, en Cristo . Esta verdad profunda permite que comprendamos el incalculable valor de la Cruz y de cómo ella nos acercó a Dios.

En el vasto universo de la Biblia y de su lenguaje podemos hallar una palabra que Pablo usa con frecuencia: reconciliación. William Barclay, quien dedicó su vida a la enseñanza bíblica, escribe acerca de este término en su libro Palabras griegas del nuevo testamento.

Lee también: Con una importante asistencia la entidad de bien publico «Vida» celebró el día del niño.

El autor desarrolla cómo el término reconciliación, es decir katallassein en griego, fue mutando de significado debido a su uso a través del tiempo:

«Todas estas palabras son formas compuestas a partir del verbo simple, allassein, que significa cambiar. En el griego clásico, allassein se utiliza para cambiar de forma, de color y de apariencia. Suele usarse muy a menudo con la idea de dar una cosa a cambio de otra. Es este sentido, puede aplicarse a uno que, por su desventura, cambia una desgracia por otra». (Barclay, 1977,  pág. 67).

En el griego secular común, katallassein adquiere el sentido de cambiar dinero o cambiar por dinero. Posteriormente, siguiendo el análisis de Barclay, el término avanza un poco más, adquiriendo otra significación: cambio de la enemistad en amistad.

Lee también: Imparable por Emanuel Fernandez

Cuando en el Nuevo Testamento se utilizó katallassein, ya era la palabra de reconciliación, es decir: la unión de dos partes que habían estado en conflicto. Teniendo en cuenta el contexto bíblico en el cual se aplicó este término, Barclay finaliza el análisis con cuatro observaciones:

En primer lugar, la obra de Jesucristo es fundamentalmente una obra de reconciliación: a través de lo que Cristo hizo quedó restablecida la relación entre el hombre y Dios; en segundo lugar, Pablo jamás habló de Dios como siendo reconciliado con el hombre, sino que siempre es el hombre reconciliado con Dios (2 Co. 5:18-20); en tercer lugar, el efecto de la Cruz recae sobre el hombre, y no sobre Dios. Ella no cambió el corazón de Dios, sino el del hombre; y en cuarto lugar, el ministerio de la iglesia es, sobre todo, un ministerio de reconciliación. (pág. 68)

Lee también: El Shaddai

El autor arriba a la conclusión de que la esencia del cristianismo es la restauración de una relación perdida: la de Dios con el hombre; por ende, la misión de la Iglesia es volver las personas a Dios. La reconciliación es posible solamente en Cristo, ya que Él es el camino, la verdad y la vida, según declara el libro de Juan 14:6.

CONTRAMANO

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios

A %d blogueros les gusta esto: