«Subjetividad Heroica», Articulo por Emanuel Fernandez

¿Qué es la subjetividad heroica?

Partamos de la base que la subjetividad es una máquina para pensar y no un sistema de ideas, es una disposición y no una convicción.

Podemos decir que no es un estado fijo sino que ocurre por momentos, pudiendo pasar de una subjetividad a otra, entonces no es una estructura sino una modalidad de ser, de hacer, de estar y de sentir que puede ir variando con el correr del tiempo.

Hablamos de subjetividad heroica en el ámbito profesional de salud cuando un sujeto se considera como un héroe que salvara a la institución, es una persona con un ideal muy elevado y que ira con un amplio abanico de herramientas a “tapar” la problemática, yendo en busca de lo que debería ser y de la perfección misma.

Esto implica que acudirá al lugar con la idea de lo que va a hacer evitando pensar en el contexto, como consecuencia su posición frente a las problemáticas será siempre desde la urgencia que requiere de su inmediata intervención.


Lee también: “Fuerza de ensalmo y expectativa”


Si bien esta actitud es considerada como un obstáculo para el trabajo comunitario, lo que sí vale destacar son las características que emanan de este sujeto, pues esta elevado por los más altos valores, trabajando para el bien, salvando lo que es bueno, siendo un ser solidario que da todo desde la entrega y el sacrificio.

Un mismo objetivo

Cuando hablamos de superhéroes en el ámbito ficticio hablamos de un sujeto que posee las cualidades mencionadas anteriormente y  a eso se le suman otras características físicas o mentales que son consideras como sobrehumanas o extraordinarias, las cuales son empleadas para el bien, constituyéndose así un personaje capaz de realizar hazañas memorables yendo siempre más allá incluso de sus propias limitaciones.

Si bien cada uno de los superhéroes que existen tiene ideales y maneras de actuar diferentes, todos tiene un mismo objetivo: salvar a la humanidad.

Cada uno lo hará acorde a las circunstancias que se presenten, siendo necesario en más de una ocasión unir fuerzas y aliarse con otros sujetos de su misma índole para enfrentarse al mal existente.

Ahora bien, aquellos que han mirado películas de esta categoría sabrán que pese a las circunstancias, los superhéroes siempre logran su cometido de salvar a la humanidad en el sentido físico y de manera momentánea.

pero hubo uno fuera del ámbito ficticio que lo logro en el sentido espiritual y para siempre.

Un Superhéroe distinto

Hubo un superhéroe que hizo un sacrifico perfecto y agradable, salvando de una vez para siempre a todo el género humano que haya existido, que existe y que existirá sobre esta tierra.

Hablo de una persona que no llevo capa ni traje especial, me refiero a un ser que no cargaba un escudo, espada o martillo, me remito a un hombre cuya arma primordial era el amor y su fuerza radicaba en la palabra, un ser que hizo maravillas incontables cambiando el curso de la humanidad misma.

Un hombre a quien el profeta Isaías, en el capítulo 53 del libro que lleva su nombre lo describiría como un ser despreciado y desechado entre los hombres, un varón de dolores experimentado en quebranto, menospreciado y sin estima, llevando nuestras enfermedades y sufriendo nuestros dolores, siendo herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados y por cuya llaga fuimos nosotros curados.

Dios cargo sobre Él el pecado de todos nosotros, angustiado y afligido, un hombre que nunca hizo maldad ni hubo engaño en su boca derramando su vida hasta la muerte, llevando el pecado de muchos e intercediendo por los pecadores.


Lee también: Molinos de Viento – Articulo por Emanuel Fernandez


Jesús dejo su condición de Ser Supremo, bajo a la tierra haciéndose hombre para salvarnos y mostrarnos el camino hacia la salvación misma, cumpliendo con las demandas de la justicia y librándonos de las garras de la muerte.

El cargo con el peso más grande de todos, cargando sobre si el peso de la cruz, llevando las cargas de toda la humanidad, lo cual implica no solo el pecado sino también enfermedades, pesares y dolencias y todo esto lo hizo por amor al género humano, por eso que su actitud es auténticamente heroica llegando a marcar un antes y un después en la historia de la humanidad misma.


EMANUEL FERNANDEZ
*Acompañante Terapéutico
* Operador Socio-Comunitario
* Tel: 2284 67-3902

Contramano

A %d blogueros les gusta esto: