«Ser o no Ser» 2da Parte, hecho por Ricardo Dening

Ser o no ser: esa es la cuestión.

Si vos crees que debés ser santo, pasarás la vida intentándolo, si vos crees que sos santo, por la obra de Jesús en la cruz, vivirás como tal.

Mateo 7:18: “No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos”. Proverbios 23:7: “Porque tal es el pensamiento en el corazón del hombre, tal es él”. Y si siendo santo te equivocas, cometes errores o algún pecado (abogado tenemos para con el Padre) te ARREPENTÍS, le pedís perdón y Él te perdona y seguís hacia el premio del supremo llamamiento.

Sí, leíste bien, te arrepentís, lo cual no ha pasado de moda y el arrepentimiento no es culparnos y sentirnos fracasados sino echar mano a la virtud maravillosa de la misericordia de Dios, quién nos llamó a vivir en libertad.

Y uno de los mayores ejercicios de la libertad, es la libertad de las apariencias y del ego, y la confianza absoluta en el amor incondicional de nuestro Padre que nos moldea a su imagen y semejanza.

Que maravilloso sería que echemos mano a la misericordia y edifiquemos de una vez por todas entre los cristianos el ministerio de la restauración amorosa de nuestros hermanos, tal como nos enseñó el Señor Jesucristo y dejemos de lastimarnos con disciplinas sin compasión, que solo apuntan a diferenciarnos de aquellos que han cometido errores o han pecado y no queremos que se nos asocie con ellos.

Juan 13:34-35: “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.”


ESCRITO POR Ricardo Dening
Licenciado en Psicología Clínica
Pastor principal del Centro Cristiano Rey de Gloria
Iglesia Internacional del Evangelio Cuadrangular



Contramano.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: