Con nuevo sencillo, Harold y Elena anuncian que «Hay un hambre»

El dúo Harold y Elena presentan el tema de adoración, «Hay un hambre», como un oración en la que ruegan a Dios habitar continuamente en su presencia.

Es un clamor por una comunión permanente y transformadora, y a la vez, un llamado a quien ha descuidado su relación con Dios, a reconectarse con el Padre celestial. El tema fue compuesto por Madison Grace Binion y Mitch Wong, e interpretado originalmente en inglés por David y Nicole Binion, de quienes Elena Witt-Guerra escuchó la canción en un congreso en Chicago, dejando un profundo impacto en su corazón, de tal manera, que decidió hacer la adaptación al español para poder ministrar con ella en su propia congregación en Houston, Hosanna Woodlands. El resultado fue esta apasionada grabación, realizada durante una de las conocidas «Noches de Adoración» de dicha iglesia.


El centro de «Hay un hambre» es, sin duda, la comunión con Dios. «Todos
tenemos momentos en los que no estamos siendo llenos por el Señor; dejamos que nuestras rutinas o las cosas que mantienen nuestra atención en la vida nos distraigan de nuestro tiempo a solas con él», comenta Elena
,
«pero llega un punto al que toda persona que ha estado cerca del corazón de Dios tiene que regresar». La canción lo expresa así: «Nada podrá satisfacer mi profundo anhelo. Cuando esperanza ya no hay y todo se perdió… vuelvo a tu presencia…».
De acuerdo a Elena, buscar a Dios en esos momentos de sentir el hambre por su presencia traerá como resultado que «él siempre se revelará en una forma que nos vuelve a enamorar». Con base en su experiencia personal, esa reconexión espiritual provoca querer esos encuentros más seguido, «y por eso», dice ella, «hay que vivir con ese sentimiento de hambre y sed por estar en su presencia, para activamente mantenernos conectados a él». Así lo proclama uno de los versos de este nuevo sencillo: «Lo siento como fuego en mí, ardiendo con poder. Yo solo te quiero a ti, no hay más que pedir».


A Harold y Elena, este tiempo de confinamiento debido a la pandemia
mundial le trajo mucho aprendizaje: «Estar en cuarentena nos enseñó mucho acerca de qué debe ser lo importante en esta vida. Buscar la presencia de Dios es esencial en cualquier momento de incertidumbre como lo hemos vivido con el COVID-19, pero ¿cómo podemos adoptar eso como nuestra “nueva normalidad”?», se pregunta Elena, con el anhelo de que la búsqueda constante de Dios sea siempre esencial para ellos y para su congregación. «El desafío de no poder congregarnos nos hace apreciar más a nuestra familia espiritual, no solo a la de nuestra iglesia, sino a la del mundo entero», agrega con profunda convicción. «Yo siento que apreciaré más los momentos en que el cuerpo de Cristo se puede unir en adoración a Dios y juntos clamar por su presencia como lo hicimos en esta canción, “Hay un hambre”», expresa.

Respecto de cómo se adaptarán a esa «nueva normalidad» cuando los Estados Unidos lentamente comienzan a regresar a sus actividades cotidianas, Elena Witt-Guerra comenta: «Seguimos esperando el momento de volver a viajar a los lugares a los cuales teníamos planes de ir. Por ahora estamos muy agradecidos que volvieron a abrir el estado de Texas para poder reunirnos de nuevo en nuestra iglesia, Hosanna».
El videoclip de «Hay un hambre» en el que tanto ella como Harold ministran a la congregación con este tema, se grabó también durante esa «Noche de Adoración» en Hosanna Woodlands y será lanzado la próxima semana en el canal oficial de Harold y Elena en YouTube.
«Esperamos que “Hay un hambre” sea un clamor que muchos puedan cantar genuinamente, y ver cómo Dios responde en su vida y en sus comunidades», concluye Elena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: