Reflexión: «Remangarse la chaqueta»

Pedro nos invita a que nos remanguemos la chaqueta para poder conocer a fondo lo que se nos ha concedido en Cristo

William Barclay, autor del libro Comentario al Nuevo Testamento, publicado en 1953, explica qué quiso decir el apóstol Pedro en el capítulo uno, versículo trece, de su primera carta dirigida a los extranjeros dispersos por el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, a quienes exhortaba a “ceñir los lomos de su entendimiento” o, como podemos apreciar en otras versiones bíblicas, “disponerse para actuar con inteligencia”:

Lee también: Lilly Goodman vuelve Puerto Rico después de nueve años

Esta es una frase deliberadamente gráfica. En Oriente era común que los hombres llevaran túnicas largas y sueltas más aptas para mantenerse frescos que para avanzar rápido o trabajar arduamente. El cinturón, colocado donde su nombre indica, no arreglaba mucho las cosas; mejor era y es la faja que probablemente heredamos de ellos los campesinos españoles.

lee también: «El Maestro de Amor» por Emanuel Fernandez

Se sugiere que el equivalente moderno podría ser remangarse o quitarse la chaqueta. Pedro está diciéndoles a los suyos que hay que estar dispuestos para una ardua tarea intelectual. No debe nunca contentar uno con una fe difuminada e inconcreta; hay que proponerse pensar las cosas en serio y a fondo (pág.83).

remangarse la chaqueta

Pedro escribe acerca de la herencia “indestructible, incontaminada e inmarchitable” (1 Pedro 1:4) que nos ha sido otorgada mediante la fe en Jesucristo. Adquirir el conocimiento de ella a través del estudio de la Biblia nos permitirá saber quiénes somos y qué podemos en Cristo.

Lee también: Reflexión: «La palabra de reconciliación»

El mensaje que se les anuncia a los destinatarios de esta carta es “la palabra del Señor permanece para siempre”, tal como lo expresó el profeta Isaías en el capítulo 40:8. Si hemos nacido de nuevo, mediante la palabra de Dios que vive y permanece, según Pedro, es necesario remangarse la chaqueta y enfrentar la ardua tarea de saber acerca de esta herencia de la cual también participamos a través de Cristo. De esta manera nos dispondremos para actuar, como menciona la carta, con inteligencia ante los avatares de la vida.

CONTRAMANO

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios

A %d blogueros les gusta esto: